Quiero ser un delincuente

La ONG británica Statewatch ha denunciado que el Consejo de la Unión Europea prepara un documento en el que plantea criminalizar la ayuda a los refugiados, equiparándola en la práctica al tráfico de seres humanos, y considerando que aquellos que de una forma u otra consiguen un beneficio de la inmigración sean considerados delincuentes. Esta perspectiva dejaría en tierra de nadie a los cooperantes y las agencias no gubernamentales que se encuentran en los “puntos calientes” de las rutas migrantes de África y Oriente Próximo, ya que podrían ser considerados “facilitadores” de la inmigración ilegal por definición.

Parece ser que los gobiernos de la UE olvidan que Europa ha sido durante siglos un foco de migrantes, tanto interiores como hacia otras zonas del mundo, y está pensando más en hacer populismo electoralista, que a la larga atiza las brasas del fascismo, que en ocuparse de las verdaderas necesidades de las personas, en este caso de las que huyen de situaciones socioeconómicamente críticas que no permiten un desarrollo completo de la persona, y en la actualidad, con el caso de Siria muy presente, huyen de una muerte más que posible en un país que se está convirtiendo en el campo en el que las superpotencias (incluida la UE) juegan su particular partida de ajedrez simultánea con varios tableros.

Indudablemente, en el caso de que se criminalice la asistencia humanitaria a los migrantes que vienen a la UE, quiero que se me considere un delincuente. Porque pienso hacer apología de la asistencia al refugiado. Porque no voy a admitir que a nadie, por el mero hecho de buscar un futuro mejor para si y para su familia, sea orientado para que viva su propia miseria. Porque me parece hipócrita utilizar los “cupos” para vetar las posibilidades de progreso de ninguna persona. Porque la Historia nos muestra que las tierras de recepción de inmigrantes, legales o ilegales, son las que han conocido mayores periodos de prosperidad y riqueza en el medio y largo plazo. Porque mañana, tú, yo, nuestros hijos, nuestros nietos… pueden ser esas personas que huyen.

Ninguna persona debería ser privada de la posibilidad de buscar una vida mejor. No debería existir ese binomio terrible de “inmigración ilegal” porque la inmigración no es un asunto que atañe a la legalidad, sino a la moralidad. Cualquier persona, sometida a las presiones a las que se ve sometida una persona que migra, no emprendería ese viaje. Hay que considerar un valiente a quien lo realiza. Por eso, señores de la UE, les conmino a que me detengan a mí también. No quiero una Europa fortaleza, quiero una Europa refugio.

La otra carta a los otros Reyes Magos, y mi carta a Ikea

Señores Mariano Rajoy, Luis de Guindos y Fátima Báñez:

 Este año los publicitarios de Ikea se han empeñado en que nuestras niñas y niños nos pidan más tiempo libre para pasarlo con ellos, contarles un cuento, jugar con ellos, y en definitiva, que puedan disfrutar de nuestra presencia.

Continuar leyendo “La otra carta a los otros Reyes Magos, y mi carta a Ikea”

Señor Sabina, lo que usted diga me la sopla

Señor Sabina:

No tengo el gusto de conocerle personalmente. Bueno, no sé si calificarlo de gusto, porque desde los años 80 usted se ha ganado una fama inmerecida como cantautor maldito, pretendiendo ser el Lou Reed madrileño, cuando le hacen falta muchos bocadillos, mucha carretera, muchos chutes de caballo y muchas hostias para llegarle a la altura del bueno de Lou, al que el Rock&Roll Hall Of Fame mantenga muchos años en su gloria. Continuar leyendo “Señor Sabina, lo que usted diga me la sopla”

Taxistas, gremialismo medieval y tech startups

(Para El Fari, ese gran taxista QEPD que se hubiera pasado a Uber sin dudarlo)

Los taxistas de las grandes ciudades andan revolucionados en EEUU y Europa. La gente va a poder pedir un vehículo desde su móvil y, atención, ¡no tiene por qué ser un taxi! Enseguida, el gremialismo que envuelve al mundo del taxi (todavía se llaman en algunas ciudades “uniones gremiales”, como en el Renacimiento) se ha levantado en armas y ha amenazado con una huelga general de taxis en toda España. Continuar leyendo “Taxistas, gremialismo medieval y tech startups”

Ministerio de Hacienda: las gallinas que entran por las que salen

(Tenía dudas sobre dónde poner este post, pero finalmente he decidido que a pesar de su componente tributario, tiene un tinte de opinión que lo hacía más idoneo para publicarlo en el blog personal)

La próxima reforma fiscal (y van ya nosecuántas que no aciertan) tiene como una de sus “medidas estrella” bajar el tipo impositivo del Impuesto de Sociedades y eliminar las deducciones existentes en el mismo, así como pasar de los actuales seis tramos en la tarifa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas a la situación precrisis de cuatro tramos en dicho impuesto. Ahora vamos a analizar cada una de estas medidas para ver, como diría un jurista, “qui prodest”, es decir, a qué tramo de población favorece esta medida. Continuar leyendo “Ministerio de Hacienda: las gallinas que entran por las que salen”

Sobre hijos de puta y otros creadores de opinión

 

Con mucho respeto, para el mayor hijo de puta que se ha sentado en la Real Academia de la Lengua Española.

En las redes sociales hay de todo. Hay gente que nos cuenta lo que come, hay gente que nos habla de su profesión y de lo bien que la hace, hay gente que observa y calla, hay gente que tiene necesidades y las expresa, y hay hijos de puta. Pero estadísticamente, el porcentaje de hijos de puta debe estar igualado, como en todos los lados. En un bar, en una reunión de escalera, entre el público de un acontecimiento deportivo, en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, en la Real Academia de la Lengua Española y hasta en la Santa Madre Iglesia y si me apuran en la Familia Real (no te escondas, Froilán), habrá un porcentaje de hijos de puta más o menos equivalente. La campana de Gauss tiene esos caprichos estadísticos y planta más o menos un porcentaje equivalente de hijos de puta en todos los colectivos humanos. Continuar leyendo “Sobre hijos de puta y otros creadores de opinión”