La otra carta a los otros Reyes Magos, y mi carta a Ikea

Señores Mariano Rajoy, Luis de Guindos y Fátima Báñez:

 Este año los publicitarios de Ikea se han empeñado en que nuestras niñas y niños nos pidan más tiempo libre para pasarlo con ellos, contarles un cuento, jugar con ellos, y en definitiva, que puedan disfrutar de nuestra presencia.

Los desideratums son muy bonitos, pero el encontronazo con la realidad es más duro que un derechazo de Mike Tyson, y más cuando ustedes, que deberían ser los que facilitaran las condiciones para que todo esto se consiguiese, y a ser posible sin trucos baratos de magos de pacotilla, fallan estrepitosamente, y siguen hablando, en presente imperfectísimo, de “recuperación de la economía española”.

Una recuperación que mantiene a cerca del 24% de la población activa desempleada, al 20% de la población ocupada en trabajos temporales, y al 15% contratados a tiempo parcial. (Datos INE).

Una recuperación que convierte a España en el segundo país con mayores desigualdades en cuanto a renta disponible, de acuerdo con Eurostat.

Una recuperación que sigue haciendo que el 88,2 por ciento de las empresas españolas definan totalmente el horario laboral de sus trabajadores, porque la ley no contempla como una obligación patronal establecer criterios de conciliación de la vida laboral y familiar.

Una recuperación que hace que los que tienen trabajo tengan que trabajar cada vez más horas extraordinarias sin cobrarlas “porque tengo la cola del paro llena de gente que querría tu puesto”, que los autónomos tengamos que trabajar cada vez más horas por menos dinero “porque lo que tú haces me lo hace ese otro mejor y más barato” y cada vez cueste más satisfacer a los clientes, y ya no hablo de conseguirlos, y que los parados se tengan que prestar a hacer cualquier tipo de trabajo por cualquier precio, independientemente de su cualificación profesional y de sus habilidades.

¿Recuperación? Váyanse con la magia a otra parte, porque nosotros ya no nos creemos sus trucos baratos. Ni los niños se emboban con sus sierras de pega y sus espadas retráctiles. Por favor, dejen el escenario libre a ver si otros, sin hacer magia ni trucos de tres al cuarto, puede darles a las niñas y niños lo que se merecen: UN FUTURO ESPERANZADOR.

 

Atentamente, un padre.

 


 

Señoras y señores publicitarios a sueldo de Ikea, y quienes les contratan:

 

¿Creen ustedes que el 36,3 por ciento de las niñas y niños españoles que están en el umbral de la pobreza , habiendo subido dicho umbral de 2008 a 2012 un 8,10% (Fuente aquí), así como las niñas y niños que perteneces a los casi dos millones de familias con todos sus miembros en paro, pedirán a sus madres y padres más tiempo o quizás pidan a ustedes una solución para sus padres, para que les puedan traer bienestar, y a ser posible a cambio de pasar menos tiempo con ellos?

¿Creen ustedes que las niñas y niños que viven en el medio rural y deben tomar un autobús para ir a su centro público  porque la dotación escolar para su zona es insuficiente, con el riesgo de accidente grave presente, pedirán más tiempo con sus madres y padres o un centro escolar a una distancia suficiente? ¿Creen ustedes que las niñas y niños que se han quedado sin beca de comedor o sin beca de transporte van a pedir más tiempo con sus madres y padres? ¿Creen que las niñas y niños enfermos a los que les han eliminado prestaciones sanitarias debido a los recortes, y van a tener que llevar gafas rotas o quedarse sin prótesis porque sus padres no pueden costearlas van a pedir más tiempo con sus madres y padres?

 

Sé que puede sonar demagogo, pero creo que en la mayoría de los casos las madres y padres no son culpables de no poder estar con sus hijas e hijos ni los que están demasiado tiempo lo hacen por gusto. Hubiera sido mejor que todo el dinero gastado en esta campaña tan insultante para muchas madres y padres lo hubieran dedicado a ayudar a sus trabajadoras y trabajadores, muchas y muchos de ellos temporales, y que en bastantes casos también son madres y padres o lo serán, a darles un futuro mejor a sus hijas e hijos.

 

Atentamente, un padre.

 

Autor: José Antonio Bravo Mateu

Observador inquieto. Comentarista irredento. Polemista. Me gusta que la gente se haga preguntas, debata, discuta, o lo que sea, con tal de que empiecen a preocuparse por lo que realmente influye en sus vidas y dejen de ser androides sociales para ser ciudadanos conscientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.