UPyD plagia una campaña de Coalició Compromís

En octubre de 2011, Coalició Compromís lanzó una campaña denominada “Desenxufal’s” (“Desenchúfalos”), por medio de la cual se pedía a la ciudadanía que denunciasen aquellos casos que conocieran sobre enchufismo y nepotismo en las administraciones públicas de una forma anónima. La práctica del nepotismo (nombre culto para denominar al enchufismo) ha sido habitual en los gobiernos habidos desde la Transición en todo el Estado español. Bastaba muchas veces estar en posesión del carnet del partido correspondiente para que un verdadero inútil consiguiera un puesto de trabajo bien retribuido. Tenemos casos como el del conocido “pequeño Nicolás”, que fraguó una red de contactos gracias a los que se convirtió en el principal conseguidor de España, y otros más locales como el de Luis Salom, provocador por redes sociales al módico precio de 3.500 euros al mes del erario público. Y entre medias, una miriada de casos, como el del secretario general del IVAJ.

desenxufals

Bajo mi punto de vista, el nepotismo es uno de los signos de la inmundicia moral que arrastra el Estado español desde tiempos inmemoriales. La “Transición” cambió la cara vieja de la dictadura franquista opusdeista de finales de los 70 por una juvenil, y el terno negro por una chaqueta de pana, pero las formas siguieron enquistadas en el fondo, es decir, clases extractivas dispuestas a seguir exprimiendo el país, cadenas de favores y puestas giratorias para beneficiar y enriquecer a fieles y palmeros del antiguo/nuevo Régimen, la censura de la disidencia para ocultar la realidad al gran público, un régimen de turno de partidos aplaudido desde los mass media para dar estabilidad a estas clases extractivas y la glorificación continua de un proceso nada rupturista con la Dictadura y sus próceres. En suma, creó un proceso gatopardiano (“Es necesario que todo cambie si queremos que todo siga igual”) cuyo máximo exponente está en las noticias de los últimos días sobre corrupción y atraco a mano armada al erario público y a la ciudadanía. Y el objetivo de la política en estos momentos ha de ser cambiar el Régimen por más democracia, más juego limpio y más transparencia, y equipararnos a otras democracias modernas y abiertas.

Esta semana me llegaba el eco de una nueva campaña del partido (y nunca mejor dicho) UPyD contra la corrupción. Una vez más, este partido, otro paradigma del gatopardismo antes mencionado, ya que no dejan de ser un partido del antiguo/nuevo Régimen, utiliza la corrupción para arañar votos de los desencantados con el Régimen. Pero lo curioso es que el eslógan me suena…

desenchufa

 

¡Qué original! Ni me lo había planteado… Aunque lo del plagio no es de extrañar, con precedentes como el de la campaña a las elecciones al Parlament de Catalunya de 2011. ¿Cual va a ser la próxima campaña de UPyD? ¿”Toni Cantó, por el cambio”? ¿”Rosa Díaz, nuestro compromiso”? ¿”UPyD, por el buen camino”?

 

 

 

Autor: José Antonio Bravo Mateu

Observador inquieto. Comentarista irredento. Polemista. Me gusta que la gente se haga preguntas, debata, discuta, o lo que sea, con tal de que empiecen a preocuparse por lo que realmente influye en sus vidas y dejen de ser androides sociales para ser ciudadanos conscientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.