Taxistas, gremialismo medieval y tech startups

(Para El Fari, ese gran taxista QEPD que se hubiera pasado a Uber sin dudarlo)

Los taxistas de las grandes ciudades andan revolucionados en EEUU y Europa. La gente va a poder pedir un vehículo desde su móvil y, atención, ¡no tiene por qué ser un taxi! Enseguida, el gremialismo que envuelve al mundo del taxi (todavía se llaman en algunas ciudades “uniones gremiales”, como en el Renacimiento) se ha levantado en armas y ha amenazado con una huelga general de taxis en toda España.

Me parecería bien que hicieran una huelga y se quedaran una casa, un día o indefinidamente, pero todos conocemos la afición de estos profesionales del volante y de los paseos turísticos por rondas ciudadanas y “scalextrics” por taponar las ciudades y darle al claxon hasta que los ciudadanos tienen ganas de llamar a las tropas de la OTAN para que los eliminen. Así que como tampoco suelen ser gente abierta al diálogo y al bienestar ciudadano, sino a no perder negocio (siempre habrá alguna rara avis que lo sea), voy a perder  un poquito de tiempo explicando por qué un taxi es un taxi y Uber es un servicio de alquiler de vehículos con conductor, y el Ministerio de Fomento, o ha heco un brindis al sol, o se ha pegado un tiro en el pie a lo Froilán, o ambas cosas al unísono.

En primer lugar, vamos a ver qué se necesita para entrar en el gremio de taxistas. Es curioso que se llame gremio, porque es lo que es: un gremio a la usanza de los del siglo XV, y para ello vamos a comparar las características de ambos:

  • Agrupaciones económicas de carácter local.
  • Regidas por un estatuto especial para los miembros de los mismos.
  • Controlan la actividad y evitan la competencia, negociando un precio fijo que aplicarán todos los gremialistas.
  • Inspirados en principios de mutualidad.
  • Poseen privilegios especiales.

De pronto, en California, en el año 2009, un ex alumno de UCLA (la universidad pública de Los Angeles) llamado Travis Kalanick, que ya había hecho sus pinitos previamente en el mundo de las startups sobre P2P con apps como Scour y Red Swoosh (que vendió a Akamai), pensó en llevar el P2P al transporte urbano. Es decir, si en un punto de una ciudad una o varias personas quieren transporte y cerca hay un conductor libre, ¿por qué no facilitarle el contacto? Así que se unió al serial entrepreneur Garritt Camp y fundó Uber.

En principio se trataba de un servicio que utilizaba coches de alta gama para desplazar gente de un sitio a otro, pero en la medida que se comprobó que se podía popularizar el servicio uniendo vehículos de gama media en el servicio, comenzó a entrar en competencia con el sector del transporte público en servicio privado. Y claro, en EEUU, que son tanto o más gremialistas que en Europa, se oyeron las primeras voces de protesta. Porque una vez más, como pasó con el cine y con la música, y pasará con otros negocios en el futuro, se vio sobrepasado por la tecnología.

Eso sí, los mismos que protestaban por la existencia de un servicio que les quitaba clientes, en vez de unirse al servicio y competir, ¡copiaron la idea y crearon o adoptaron aplicaciones móviles que hacían un servicio igual o similar a Uber! Vamos que yo soy Kalanick y me pongo a meter demandas cruzadas hasta que no queda un taxi en todo EEUU y Europa. (La verdad es que no soy abogado y no sé cómo podría hacerse eso, ni si sería viable, pero se iban a cagar).

Pues bien, en este país, como no iban a ser menos, y aprovechando ese poder gremial, estas asociaciones de profesionales (como tú que eres diseñador, o community manager, o ingeniero, pero con la diferencia de que si cortas la calle para pedir más derechos o que se te pague mejor, un policía antidisturbios te correrá a porrazos) han presionado al Ministerio de Fomento para que presione a Uber (y supongo que a su clon español, Cabify), para que no pueda trabajar en España.

La nota de prensa que acompaña a esta rabieta gremial dice cosas como esta sarta de barbaridades e infundios que están escritos sin ningún tipo de sentido del ridículo, mezclando a Uber con Google (El Mal), barbaridades como que los conductores de Uber pueden parar en la calle cuando alguien levanta la mano (tal cual lo pone, flipante) y que es una empresa corporativa (oxímoron del tipo coche de transporte).

Esta frase no tiene desperdicio: “Ofrecen hasta 5 servicios diferentes en los que entran servicios de lujo, también trabajan para las empresas que antes utilizaban taxis y les dan un servicio completo con facturación mensual, hacen servicios sin importar el destino, se pueden solicitar con días de antelación para irte a recoger a una determinada hora, no les falta detalle a sus usuarios”. Vaya, eso es lo que hacen servicios como el de Avis Servicio de coche con conductor o Autogolden. ¿También va a protestar el sector gremialista de conductores de vehículos por este servicio?

La verdad es que este servicio acaba con varias de las lacras del siglo XX que sigue teniendo el sector del transporte privado urbano: las licencias, que en teoría debe conceder cada Ayuntamiento, pero como hay un númerus clausus, suelen ser mercantilizadas por los taxistas, que las venden en ciertos casos de forma “sumergida” por precios que pueden ir desde los 50.000 euros en una ciudad mediana a los 175.000 euros en Madrid o Barcelona, la exclusividad de zona que viene marcada por el propio gremio como si de una concesión a perpetuidad se tratara (es decir, estos son de la estación de tren, estos del aeropuerto, y estos de la calle de mayor número de comercios), los días obligatorios de descanso (fijados por el gremio una vez más para evitar que nadie gane más de lo que pudiera trabajando más días que el resto) y las tarifas fijadas por los ayuntamientos por presión de las asociaciones gremialistas (es vergonzoso que sea de las pocas profesiones que tienen una tarifa fijada y no exista posibilidad de negociar un precio en competencia perfecta con varios oferentes).

Uber no hace más que unir a gente que necesita un transporte con empresas de alquiler de vehículos con conductor que tienen vehículos en las cercanías, y esa debe ser la licencia que deben conseguir los conductores que deseen trabajar con Uber si quieren cumplir la normativa de Fomento (ejemplo: para Madrid y más en el blog de Tacograferos). En segundo lugar se trata de un alquiler concertado punto a punto y prepagado de acuerdo a precio libre fijado por la empresa de transporte, distinto del servicio de taxi, que es un servicio puntual a destino y sujeto a tarifa oficial. En tercer lugar, los vehículos de Uber no pueden llevar publicidad, en lo cual los taxistas llevan ventaja, y para terminar, no poseen una mutualidad voluntaria que los cubra en caso de baja definitiva, accidente, o fallecimiento (a sus familiares). Y en cuarto, los servicios de Uber suelen ser compartidos por más de un usuario, cuando el taxi suele ser un servicio más individualista.

La solución no es la disputa, señores taxistas. La solución es muy sencilla: únanse a Uber, cuelguen sus servicios en la aplicación, ofrezcan ese servicio que no choca con los que hasta ahora ofrecen, sáltense a esas organizaciones del siglo XV que les tienen atados al taxi del siglo XX y sean bienvenidos al duro mundo de la competitividad y la tecnología en los que muchos profesionales llevamos ya muchos años.

Ofrecen hasta 5 servicios diferentes en los que entran servicios de lujo, también trabajan para las empresas que antes utilizaban taxis y les dan un servicio completo con facturación mensual, hacen servicios sin importar el destino, se pueden solicitar con días de antelación para irte a recoger a una determinada hora, no les falta detalle a sus usuarios. – See more at: http://agtaxisvalencia.com/noticiero/?p=2979#sthash.T5dtJ6LJ.dpuf
Ofrecen hasta 5 servicios diferentes en los que entran servicios de lujo, también trabajan para las empresas que antes utilizaban taxis y les dan un servicio completo con facturación mensual, hacen servicios sin importar el destino, se pueden solicitar con días de antelación para irte a recoger a una determinada hora, no les falta detalle a sus usuarios. – See more at: http://agtaxisvalencia.com/noticiero/?p=2979#sthash.T5dtJ6LJ.dpuf
Ofrecen hasta 5 servicios diferentes en los que entran servicios de lujo, también trabajan para las empresas que antes utilizaban taxis y les dan un servicio completo con facturación mensual, hacen servicios sin importar el destino, se pueden solicitar con días de antelación para irte a recoger a una determinada hora, no les falta detalle a sus usuarios. – See more at: http://agtaxisvalencia.com/noticiero/?p=2979#sthash.T5dtJ6LJ.dpr servicios de alquiler con conductor como éste

Autor: José Antonio Bravo Mateu

Observador inquieto. Comentarista irredento. Polemista. Me gusta que la gente se haga preguntas, debata, discuta, o lo que sea, con tal de que empiecen a preocuparse por lo que realmente influye en sus vidas y dejen de ser androides sociales para ser ciudadanos conscientes.

4 opiniones en “Taxistas, gremialismo medieval y tech startups”

  1. Que bien ha hecho uber su trabajo de desinformación. Antes de uber había apps de taxis y de black cars. Por favor, revisa esa parte…

  2. Hay que ser imbécil para decir tantas tonterías en tan poco rato.
    Con gremial y sin gremial los taxistas PAGAN IMPUESTOS, los conductores de UBER no. Eso es delito.
    Los taxistas no tienen privilegios, y de ser así diga usted cuales son.
    El taxi pueden compartirlo como y cuando les de la gana a los usuarios, otra gilipollez.
    Las aplicaciones que usan los TAXIS LEGALES son el equivalente a una llamada telefónica así que de patente y demanda…otra tontería.
    AVIS es una empresa legal que paga impuestos, luego no se entiende para qué la mete usted en este fregado.
    En el momento en el que aparezca un servicio equivalente a AVIS sin pagar impuestos también le tocará los cojones a AVIS y protestará con todo su derecho.

    Y ¿qué derechos quiere usted que le correspondan a quien no paga ni un solo euro de tributación por una actividad que ya de por si es ilegal?

    ATPC (A tomar por culo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.